ELUCIDACIÓN


Un día habrá entre los días que faltan por llegar,
un viento fuerte indetenible
que nos tendremos que marchar.
Y es que hay veces que somos tan tristes, tan tristes
que nuestra alma clama y busca ansiosamente
solo las ganas de llorar..

Hay veces que somos tan rápidos, tan sueltos
Como copos al viento, como pluma en vendaval
y no nos damos cuenta
Que somos ondulantes cual río de agua clara
que siempre llega al mar.

Por eso es que ilusiones nos brotan desde el pecho
y cantan en silencio las coplas de un ayer
tal vez sin darnos cuenta los mismos ya no somos,
pues hay cosas, que entonces tendremos que aprender.


Y hay días en que somos tan mansos, tan quietos,
ingenuos del crepúsculo, ¡lagunas de zafir!
que un verso, un trino, un campo, un pájaro que cruza,
y hasta las propias penas nos hace sonreír.

Besos para tu alma.
Publicar un comentario